viernes, 7 de agosto de 2009

BIOGRAFÍAS 14: SINEAD O´CONNOR





El valor de Sinead como artista reside en diversos factores. Es una estrella del pop/rock polémica e influyente por distintos motivos. Fue la primera en hacer unas cuantas cosas. Es una mujer que no quiere mostrarse a sí misma como el eterno femenino. Su cabeza va rapada, su ropa sin escotes y sin formas. Su expresión se muestra seria, casi enfadada, para el público y las cámaras. Esta imagen construye un reto al imaginario largamente arraigado de la hembra-estrella del rock seductora. Supone una revolución desde el punto de vista estético y actitudinal: simplemente quiere ser valorada como artista, y no como objeto sexual. Plantándose frente a ciertos estereotipos, abre esta nueva brecha que seguirán algunas artistas. Otras, huelga decir, no.

Sinead nace en 8 de diciembre de 1966. El 8 de diciembre del ‘80 matan a Lennon. Sinead nace en Dublín. Su nombre proviene de Sinéad de Valera, esposa del presidente irlandés Éamon de Valera y madre del doctor que ayudó en el nacimiento de Sinéad, y de santa Bernadette Soubirous. Sus padres, Jack O'Connor y Marie O'Connor, se casaron a muy temprana edad y tuvieron grandes problemas matrimoniales. Ella fue la tercera de 5 hijos y fue testigo de inestabilidades en el matrimonio que más tarde se reflejaron en una personalidad rebelde a los dogmas y convenciones. Sinead tenía ocho años cuando sus padres se divorciaron.

Los tres hijos mayores fueron a vivir con su madre, donde los O'Connor fueron objeto de frecuentes abusos físicos. Su canción "Fire on Babylon" es acerca de los efectos de su propio abuso.

Vive con su madre, ya divorciada, que abusa de ella repetidas veces, por lo que la joven va a vivir con su padre y su malvada madrastra. El 10 de febrero de 1985, la madre de Sinéad murió en un accidente de coche. Para Sinead fue devastador, pese a la tensa relación con su madre. Para entonces, la han tenido que ingresar en un reformatorio por su mala conducta. Pero con 15 años el batería del grupo mimado por U2 la descubre, gracias a que la ve cantar en una boda Evergreen, un tema de Barbara Streisand. Así, empieza a colaborar con este grupo. Más tarde, comienza a estudiar Canto y Piano en la Escuela Superior de Música de Dublín, mientras se mantiene gracias a la entrega de telegramas cantados.

Poco después, firma contrato con su primera discográfica y cambia de aires: se va a Londres. Antes de grabar su primer disco, hace una canción para la b.s.o. de The Captive con The Edge (¡el batería de U2, en aquellos tiempos, ni más ni menos!). Como no le gusta que la producción de su primer disco, más chula que un ocho y embarazada de la misma cantidad de meses, se sienta a los mandos y lo re-produce ella misma. Obtiene unas críticas fabulosas para un primer álbum.

Aquí empieza a torcerse el asunto. Aprovecha las múltiples entrevistas que le hacen a raíz de la salida del disco para posicionarse en público a favor del IRA. Y de paso, aburrida de U2, uno de sus mayores apoyos, dice que su música era bombástica (la palabra bombastic, en inglés significa rimbombante; con el IRA de por medio, se convierte en un insulto doble).

En resumidas cuentas, ya en 1990 la mujer empieza el cultivo de amistades complejas. De paso, se divorcia de su marido.

No obstante, es entonces cuando tiene su proyección internacional -que no la mayor-, gracias al tema escrito por Prince Nothing compares 2U, que requetesuena a diario en nuestros oídos gracias a cadenas como Kiss FM, y, según cuentan, Radio 3 en un futuro no muy lejano. Con la internacionalidad, cómo no, se multiplica la controversia: rechaza nominaciones a los Grammys, sigue defendiendo al IRA, se niega a subir a escenarios en los EEUU si suena su himno (esto nos recuerda a Morrisey cuando no va a festivales en que haya carne). El 24 de agosto de 1990, Sinéad había previsto llevar a cabo un concierto en el entonces Garden State Arts Center (ahora Banco PNC) en Holmdel, Nueva Jersey, Estados Unidos. La práctica de la sede era reproducir una grabación del Himno Nacional de los Estados Unidos antes del concierto. Sinéad dijo que no sabía nada de esto hasta poco antes de que estuviese a punto de comenzar; entonces se negó a cantar si se tocaba el himno.

Sinéad dijo que tenía una política de que no pongan el himno nacional de cualquier país antes de sus conciertos, al explicar que suelen interpretarse durante las guerras y eran diatribas nacionalistas. Señaló que entiende que "no es una falta de respeto", pero agregó que "no voy a ir al escenario después del himno nacional de un país que impone la censura sobre los artistas. Es hipócrita y racista



Y la cosa, lo anunciábamos, irá a más. Es en 1992, en el Saturday Night Live, un programa al que se ha negado a ir porque el presentador le parece tremendo misógino. Tal vez su mánayer la fuerza a ir y ella se vengó de esta manera:



Ella cantó a capella la canción "War" de Bob Marley, que pretendía ser una protesta por los abusos sexuales de sacerdotes de la Iglesia Católica Romana, cambiando la letra "racism" (racismo) por "child abuse" (abuso de menores)

La repercusión de esta acción es enorme. Las imágenes dan la vuelta al mundo, mil veces. Se nos tatúa en el cerebro, de manera que hoy en día lo transmitimos en los genes a nuestros hijos: la gente no sólo rechaza a Sinead O’connor sino a toda hembra rapada por esta información que les viene con sus propias células. ¿Hay alguien que no relacione con Sinead las palabras fight the real enemy?

Todavía hasta 2009, la NBC se ha negado a repetir la secuencia donde Sinéad rompe la foto del Papa, únicamente refiriéndose al hecho y colocando otra secuencia en su lugar (donde Sinéad muestra una foto de un niño africano desnutrido y luego abandona el escenario); de todos modos, la secuencia está disponible en el volumen 4 del DVD Saturday Night Live, 25 Years of Music, con una introducción de Lorne Michaels.


Los efectos son inmediatos. La gente sale a la calle a apisonar y quemar sus fotos y discos, ofendida, cabreada. Me pregunto si los compran para quemarlos, si algunos dueños de las tiendas se niegan a venderlos y los tiran ellos mismos, como la basura que les parece.

Sinead pasa de ser una incomprendida a una paria mediática. Es abucheada masivamente en un homenaje a Bob Dylan en el que tiene que participar seguidamente. En EEUU es boicoteada por la prensa durante años. La mayoría de los medios la ignoran. Jamás recupera el éxito que obtiene con los primeros discos.



Se puede hacer un símil: imaginen que Antonio Banderas rompa la foto del Papa Juan Pablo, el Papa del pueblo, en un canal de televisión internacional, hace 16 años. Un Antonio Banderas con proyección internacional, como la de hoy, y con el país creyente como hace 16 años.... No vuelve a pisar el país por miedo a ser empalado, y su carrera se vería reducida con suerte a la de actor porno.

O’connor se dedica a estudiar ópera. Declara que el bel canto era la única terapia que iba a recibir. Tras una época a caballo entre Londres y Los Ángeles, vuelve a su Dublín natal. Se hace sacerdotisa de una rama católica, es excomulgada -cosa que uno no puede conseguir de la noche a la mañana-, una revista la saca del armarmio como lesbiana, acto seguido, se declara bisexual, porque sólo se ha acostado con tres mujeres. A esta canción, cantada por ella, le suponen subtexto lésbico, porque su inspiración para cantarla es una amiga lesbiana que canta la canción para lamentar la pérdida de su novia.

Canta ópera en el WOMAD de Peter Gabriel.

Esto lo pronosticaba: intenta suicidarse, sin mucho ánimo, y sin éxito.

Lanza un disco en 2003, y a la par su retirada, sin embargo, no lo es en absoluto. Hace las paces con los U2, lucha contra la fibromialgia y en 2005 ve la luz un disco con grandes artistas, Collaborations, y no deja de producir hasta el mismísimo día de hoy, si bien alejada del pop. Vive alguna larga temporada en Jamaica y se empapa de la música de allí, entre muchas otras cosas. Y más sorpresas que nos tendrá guardadas: dicen que Sinéad está trabajando en un nuevo álbum, llamado Blasphemy, así como en la preparación de una gira musical acústica.

*Datos anecdóticos:

Su carrera, está marcada por la música celta desde sus inicios a pesar de que en su álbum debut, el cual estaba siendo producido por Mick Glossop (Sinéad tuvo muchas diferencias con él)abandonó la discográfica para producir su álbum aludiendo que Mick estaba haciendo un sonido "demasiado celta".

Tuvo una relación con Donal Lunny, con el que tuvo a su hijo Shane Lunny.
Carlos Nuñez conoce a Sinead en la gira americana preparada por The Chieftains.